sábado, 20 de agosto de 2016

Como entender el comportamiento agresivo de un perro

Dicen que el perro que ladra no muerde, pero la mayoría de nosotros preferiríamos no arriesgarnos para averiguarlo.

Gruñir, enseñar los dientes, rugir, intentar morder y, de hecho, morder, son todos comportamientos agresivos; pero, la agresión del perro incluye cualquier comportamiento destinado a intimidar o hacerle daño a una persona u otro animal.

Aunque estos mensajes se encuentran entre el puñado de herramientas de comunicación con el que los perros disponen, en general, son inaceptables para los seres humanos. Ya que los seres humanos y los perros tienen diferentes sistemas de comunicación, pueden surgir malentendidos entre las dos especies. No obstante, desde el punto de vista de un perro, siempre hay un motivo por el comportamiento agresivo. Una persona podrá tener la intención de ser amigable, pero un perro podrá percibir el comportamiento de esa persona como amenazadora o intimidante. Cuando exhiben un comportamiento agresivo, los perros no son necesariamente esquizofrénicos, sicóticos, locos o necesariamente "fieros".



Ya que la agresión es tan compleja y debido a que las consecuencias potenciales son tan serias, recomendamos que obtenga ayuda profesional en su propia casa de un especialista en el comportamiento de los animales en caso de que su perro exhiba un comportamiento agresivo.

Tipos de agresión

- Agresión motivada por la dominación

La agresión motivada por la dominación deriva de un desafío a la condición social del perro o su control de una interacción social. Los perros son animales sociales y consideran que su familia humana es su grupo o "manada" social. Basado en los resultados de desafíos sociales entre miembros del grupo, se establece una jerarquía de dominación u orden de precedencia.

Si su perro percibe que su propia posición en la jerarquía es superior a la de usted, es probable que lo desafíe en ciertas situaciones. Ya que la persona no siempre entiende la comunicación canina, es posible que usted inadvertidamente desafíe la posición social de su perro. Un perro dominante-agresivo puede gruñir si se le molesta cuando está descansando o durmiendo o si se le pide que ceda un lugar favorito, tal como el sofá o la cama. La restricción física, incluso si se hace de forma amigable (como abrazarlo) puede hacer que su perro responda agresivamente.

Tratar de agarrar el collar del perro o poner la mano sobre su cabeza para acariciarlo también se podría interpretar como un desafío a la dominación. A menudo, a los perros dominantes agresivos se les describe como "Jekylls y Hydes" porque pueden ser muy amigables cuando no se les desafía. La agresión motivada por la dominación puede dirigirse a personas o a otros animales. El motivo más común para las peleas entre los perros de la misma familia es una inestabilidad en la jerarquía de dominación.

- Agresión motivada por el temor

La agresión motivada por el temor es una reacción defensiva y ocurre cuando un perro cree que corre peligro de que se le haga daño. Recuerde que es la percepción que tiene su perro, no la intención real de usted, lo que determina la respuesta de su perro. Por ejemplo, usted podrá levantar el brazo para tirar una pelota, pero su perro podría morderlo porque piensa que usted va a pegarle y se está protegiendo. Un perro también puede ser agresivo por temor cuando otros perros se le acercan.

- Agresión protectora, territorial y posesiva

Las agresiones protectora, territorial y posesiva son todas muy semejantes e implican la defensa de recursos valiosos.
La agresión territorial se asocia normalmente con defensa de propiedad y ese "territorio" podrá extenderse mucho más allá de los límites de su jardín. Por ejemplo, si usted acostumbra caminar a su perro alrededor del vecindario y le permite que marque su territorio con la orina, él podrá pensar que su territorio abarca toda la cuadra. La agresión protectora se refiere normalmente a agresión dirigida a personas o animales a los que un perro percibe como amenaza a su familia o manada. Los perros se vuelven posesivamente agresivos al defender su comida, juguetes u otros objetos valorados, incluidos artículos tan peculiares como kleenex robado de la basura.

- Agresión redirigida

Éste es un tipo de agresión relativamente común pero uno que, a menudo, los dueños de mascotas no entienden bien. En caso de que, de alguna forma, un perro es provocado por una persona o un animal al que no puede atacar, podrá redirigir su agresión hacia otra persona. Por ejemplo, dos perros de la familia podrán agitarse y ladrar y gruñir al reaccionar cuando otro perro pasa por el jardín delantero, o dos perros confinados detrás de una cerca podrán atacarse porque no pueden atacar a un intruso. Normalmente, se considera que la depredación es una forma singular de comportamiento agresivo porque es motivada por la intención de obtener comida y no principalmente por la intención de hacer daño o intimidar.

- Variación individual

La probabilidad de que un perro exhiba comportamiento agresivo en alguna situación determinada varía notablemente de un perro a otro. Algunos perros tienden a responder agresivamente con poca estimulación. Otros pueden verse sometidos a todo tipo de estímulos y eventos amenazantes y, sin embargo, nunca tratarán de morder. La diferencia en el umbral que lleva al comportamiento agresivo es influida por factores, tanto ambientales como genéticos. Si el umbral es bajo, es más probable que un perro muerda. Elevar el umbral reduce la probabilidad de que un perro responda agresivamente. Este umbral se puede elevar utilizando técnicas de modificación de comportamiento, pero el potencial para el cambio es influido por el sexo, la edad, la raza y el temperamento general de un perro y la forma en la que se eligen y se implementan las técnicas de modificación de comportamiento.
Ya que trabajar con perros agresivos puede ser potencialmente peligroso, las técnicas de modificación de comportamiento deben ser intentadas únicamente por un profesional experimentado en el comportamiento de los animales que entiende la teoría de aprendizaje y el comportamiento de los animales, o bajo su guía.


Lo que usted puede hacer

* En primer lugar, consulte con un veterinario para descartar causas médicas del comportamiento agresivo.

* Busque asesoramiento profesional. Un problema de agresión no desaparece por sí solo. Los problemas de agresión requieren ayuda en su propia casa de algún especialista en
comportamiento de los animales.

* Tome precauciones. Su primera prioridad es mantener a las personas y otros animales seguros. Supervise, confine o limite las actividades de su perro hasta que pueda obtener asesoramiento profesional. Usted es responsable del comportamiento de su perro. Si debe sacar a su perro en público, considere un bozal tipo jaula como una precaución temporal y recuerde que algunos perros son suficientemente astutos como para quitarse un bozal.

* Evite exponer a su perro a situaciones en las que sea más propenso a mostrar agresión. Es
posible que tenga que mantenerlo confinado en una habitación segura y limitar su contacto con las personas.

* Si su perro es posesivo en cuanto a juguetes o golosinas, o territorial en ciertos lugares,
prevenga el acceso y prevendrá el problema. En una emergencia, sobórnelo con algo mejor de lo que él tiene. Por ejemplo, si roba su zapato, cambie el zapato por un pedazo de pollo.

* Esterilice o castre a su perro. Los perros intactos son más propensos a exhibir comportamiento agresivo de dominación, territorial y protector.


Lo que NO debe hacer

* El castigo no ayudará y, de hecho, a menudo, empeora el problema. Si la agresión es motivada por el temor, el castigo hará que su perro sea más temeroso y, por lo tanto, más agresivo. De hecho, intentar castigar o dominar a un perro dominante-agresivo podrá llevarlo a intensificar su comportamiento para retener su posición dominante. Esto resultará probablemente en una mordida o un ataque severo. Castigar la agresión territorial, posesiva o protectora probablemente desatará una agresión defensiva adicional.

* No aliente el comportamiento agresivo. Jugar a la lucha de la cuerda u otros juegos de lucha alientan a su perro a intentar "superarlo" o "ganarle" a usted, lo que puede llevar a un problema de agresión motivada por la dominación. Cuando se alienta a los perros a que "ataquen " o ladren y corran por doquier en respuesta a ruidos exteriores o cuando se acerca una persona, el resultado podrá ser un comportamiento agresivo territorial y protector.



Fuentes: www.lareserva.com/home/comportamiento_agresivo_perros

www.petsforlife.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario